viernes, 2 de mayo de 2008

Mi Otra Mirada

Lo que sucedía cada vez que me miraba al espejo era que notaba algo diferente en mí, veía distorsiones. Distorsiones en mi mirada, sobre todo. Era como si me estuviera viendo alguien más. Era yo, pero a la vez, no era yo. Difícil de definir.
Empiezo a recordar que esto sólo me sucede en este espejo. Es el espejo de mi cuarto. Un espejo en una puerta. Es curioso porque de cierta manera, puede crear la ilusión de que, al ser un espejo enmarcado con una puerta, sea como si fuera la entrada a otra habitación, que no es la mía y que es la de "Ella".

Amanece al siguiente día y ahora sí, no hay duda. Ella tiene facciones claramente distintas a las mías, pero hace lo mismo que yo. Las cejas más largas y gruesas, el cabello más largo, los ojos...unos ojos tan grandes y expresivos. Sin embargo hace lo mismo que yo, lo que de cierta manera es divertido ver porque es como estar jugando con alguien a esos juegos donde tienes que imitar al otro.

Despacio, como si estuviera viendo una película en cámara lenta, comienzo a notar que nuestras expresiones no son las mismas y me doy cuenta de que ha llegado el momento que más temía: Ella comenzará a decir palabras que no son mis palabras y a hacer movimientos que no son mis movimientos.

Tuve temor, pero a la vez experimentaba una emoción extraña. Comenzamos a dialogar y poco a poco fue naciendo entre las dos una amistad muy especial. Quiero utilizar la palabra "especial", porque además de ser bella, definitivamente era única. Ella siempre estaba en el espejo por las noches y nos contábamos nuestros más íntimos secretos. Me comprendía a la perfección y yo a ella. Me devolvía lo bello que había en mí y que yo no podía ver, y también aquéllas críticas que en ocasiones eran un poco dolorosas e incómodas, pero que me hacían crecer como persona. Era como si el espejo interviniera de cierta manera en el desarrollo de una perfecta amistad. Como si fuéramos almas gemelas. Mi reflejo en el espejo que podía dialogar conmigo. Era mi otra mirada sobre todo lo que hacía y pensaba.

Así pasaron algunos años y se llegó en día en que Ella tenía que partir, tenía sueños que cumplir, metas que alcanzar y yo me iría de esta casa porque me iba a casar. Las dos estábamos muy tristes porque sabíamos que solamente el espejo en nuestras casas paternas era nuestro medio de comunicación. Pero a la vez muy felices porque avanzábamos en nuestras vidas, aunque tuviera que ser por caminos diferentes. Nos despedimos, teniendo por seguro, que de vez en cuando nos llegaríamos a ver de nuevo, para compartir nuestras experiencias.

Teniendo por siempre al Espejo como nuestro punto de encuentro.

Desde entonces, cada vez que me miro en el espejo la recuerdo y al traerla a mi mente, siento que me escucha y está conmigo, ya que siempre tendré en mi corazón su recuerdo, que es lo que hace que mi relación con Ella se mantenga por siempre viva.

Dedicado con mucho cariño a mi querida amiga Nohema, a quien admiro por seguir sus sueños.

11 comentarios:

Camille Stein dijo...

precioso

a veces cuando miramos a alguien reconocemos al gemelo, al espejo que nos devuelve con aproximada exactitud el destello que no vemos en nosotros mismos... pero que intuimos

precioso tu espejo

CalidaSirena dijo...

Precioso el escrito que le dedicas a Nohema, realmente estoy de acuerdo contigo y se lo merece, tienes a una bella amiga y ella tiene en tí el cariño y la admiración de otra bella amiga.

Besos muy cálidos preciosa

TOROSALVAJE dijo...

Sencillamente genial.

Bonito regalo para Nohema.

A veces me miro en el espejo y no reconozco a ese impostor que se hace pasar por mí.

Besos.

Diluna dijo...

Camille: Gracias por el halago. Y así es, para eso sirven los espejos, no? muchas veces para devolvernos consejos, críticas, pero también destellos luminosos que hacen que nos apreciemos un poquito más a nosotros mismos.
Cálida sirena: Tienes toda la razón, Nohema es una amiga genial. :) Y tú también demuestras el gran corazón que tienes. Besos, amiga!
Toro salvaje: Yo también a veces batallo para reconcoerme, sobre todo cuando me veo más gorda, jaja. Muchas gracias por el comentario!

webito dijo...

Así pasa cuando hay un proyecto en puerta, algunas cosas cambian, otras no, pero lo que te puedo decir que las buenas amistades ahí siguen, si en verdad eran buenas.
Ánimo y suerte con los preparativos de tu boda!

Diluna dijo...

Webito: Muchas gracias por los ánimos, prima! y pues sí, me imagino que tú sí que has de saber de cambios en la vida y ya has de tener varias experiencias de buenas amistades que continuan. Lo bueno es saber que se pueden conservar.

Dinora dijo...

Siempre seguirán viendo su reflejo, en el espejo de sus almas...

Que hermoso escrito, seguro Nohema se sentirá confortada cuando lo lea, no hay distancias cuando es el corazón el que habla :)

Saludos!!

Polux dijo...

lindo...

qué más se puede decir de las dedicatorias.

saludos!

AdR dijo...

Los espejos encierran tantos recuerdos... que a veces nos da miedo asomarnos a ellos, o nostalgia.

He disfrutado con el misterio.
Saludos

Nohema Rios dijo...

Hola mi querida amiga!, no sé qué decir, en este momento siento muchas emociones. La palabra que se me viene a la mente es "gracias"; gracias a Dios por darnos el hermoso regalo de tu ser; gracias a tus padres, ya que ellos tuvieron mucho que ver en la formación de tu valiosa persona; gracias a la vida por brindarte tantas cosas que te han ayudado a crecer; gracias al destino, a la coincidencia, al tiempo, porque nos encontramos; gracias a ti por permitirme ser parte de tu mundo; y gracias a ese espejo, el cual no sólo se encuentra detrás de la puerta de tu casa, sino en nuestras almas, búscalo dentro de ti y ahí me encontrarás, yo lo hice desde que físicamente nos separamos y creeme tú sigues conmigo. Te quiero demasiado mi precioso espejo...

Diluna dijo...

Polux: Gracias por leerme y por el comentario! Así es las dedicatorias son lindas.
Adr: Gracias por visitar mi espacio, regresa cuando quieras. Me da muchísimo gusto que hayas apreciado la parte de misterio de la historia :) Saludos!
Nohema: Qué puedo decir...yo también doy gracias a la vida porque somos amigas y siempre estás conmigo aunque no podamos comunicarnos tan seguido. Te quiero mucho, recuérdalo siempre...